Testimonios

Primer testimonio

Buenas tardes, Señora. Para empezar le diré que lo mio no es la palabra, pero intentaré explicarme lo mejor posible, Señora.

Bueno, la sesión ha sido mucho mejor de lo que esperaba, la verdad, para ser un primer encuentro. A medida que íbamos hablando (sobre todo usted) he ido viendo que podía confiar en usted y que estaba en buenas manos.

No he llegado a relajarme del todo, pero he estado muy bien, me he sentido muy a gusto y tras los primeros minutos, que han sido de mucho nerviosismo, me refiero a cuando me ha atado y me ha vendado los ojos.

Pasados esos minutos cuando ha empezado a azotarme, cuando he sentido su respiración su tacto, todo a cambiado, me he relajado y me he entregado. Me he sentido muy bien, me ha gustado todo en usted, desde que he entrado y hemos hablado hasta mi marcha (con pesar, no quería irme) ha sido usted genial, su voz y su forma de dominarme, me ha encantado.

Ha sido, sin lugar a dudas, la mejor experiencia que he tenido hasta el día de hoy y desearía que no fuera la ultima.

Espero haber estado a su altura y si no es así me aplicaré para poder estarlo, Señora. Estoy para servirla y complacer todas sus ordenes, Señora. A sus pies, Señora.

19 comentarios:

  1. No soy una persona encasillada, nunca he estado encorsetado en un papel, un rol, una descripción, por eso los papeles de sumiso, esclavo, sometido, no han encajado a la perfección con mi forma de ser.
    Sin embargo, sí se cuando alguien es capaz de subsumir mi voluntad, cuando mi pensamiento no deja de orbitar en torno a una voz, una persona, un caracter, un espíritu.
    Los momentos que comparti con Vos, fueron efímeros, pero intensos, el sudor recorria mi frente y mi espalda, mis pupilas se dilataron hasta su límite y mi voz se entrecortaba entre un aluvión de frases.
    Conoci a alguien con quien podia conversar, que me miraba a los ojos y podía leer en mi interior, y que casi sin darme cuenta inhoculó un dulce veneno en mi interior, un veneno tan intenso, que no hay amanecer que no despierte pensando en Vos, ni ocaso en el que antes de caer en los brazos de Morfeo no deje de pensar en ti. No se si eso es sumision o simplemente pasion, no se si es dependencia o simplemente gratitud, no se si eso es deseo o simplemente anhelo. Lo que sí se, es que cuando estoy solo en casa, me gustaría verte en cada esquina, cuando oigo otra voz, me gustaría que fuese la tuya, cuando veo otro rostro, me gustaría que fuese su cara, cuando veo otros labios, me gustaría que fueran los tuyos.
    No he compartido, ni sesiones, ni castigos, ni reverencias. No he compartido lo que en el mundo BDSM se comparte, pero tus cadenas han amarrado mis manos y me has hecho prisionero, con el castigo de no poder verte a diario, de no poder oirte a diario, de no poder charlar a diario, y ese....... estoy seguro que es el mayor de los castigos.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. es icreible lo que impone usted con solo mirar sus fotos ama rebecca, maiana sera mi gran dia de estar a sus pies, estoy nervioso pero seguro que usted sabe como tratar a perros como yo, y confio en que me de un buen castigo ama
    a sus pies

    ResponderEliminar
  3. hermosicima Señora , beso sus bonitos pieces , tantos besos para tanta belleza .

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Es una señora alucinante, sin darte cuenta estas a sus pies y haciendo lo que ella desea,tiene una forma de saber llevar una sesión que hace que perezca mentira lo que esta pasando,consigue sacar la persona sumisa que hay en ti y que disfrutes de esa situación.

    ResponderEliminar
  6. El sabado será mi presentación ante la SEÑORA. Espero ser digno de ELLA. De momento no puedo mas que alagarla y agradecerla su trato y la gran paciencia que está teniendo conmigo. Espero recompensarla a partir del sabado uniendome a su camada de esclavos.

    ResponderEliminar
  7. Me atrae esta mujer. Me parece inteligente y que disfruta con lo que hace algo esencial para disfrutar de este tipo de relación.

    ResponderEliminar
  8. Mi Ama Rebecca
    Normalmente me pega
    Pero a veces me besa

    ResponderEliminar
  9. Decía Lady Chaterly, la gran fustigadora inglesa: “Cuando te presentes ante tu Ama, además de entrega y perfecta sumisión, no se te olvide traer la verdad”. Dómina Rebecca, ya en el siglo XXI, sigue los mismos principios. A poco que la conozcas te darás cuenta que si la sinceridad no preside la relación que intentas mantener con esta Diosa, las cosas no marcharán bien. Y es que Dómina Rebecca es la primera que empieza por ser muy de verdad; no hay dobleces en ella, ni verás el más mínimo fingimiento, sentirás que todo su ser esta hecho para dominar y que a ello se entrega en cuerpo y alma.
    Recuerda, te evitarás frustraciones si cuando vayas a presentarte ante Dómina Rebecca le ofreces como primer obsequio la hermosa verdad que todo buen esclavo debe conocer, a saber: ante Usted me entrego y me abandono. Si no es éste tu caso, tal vez deberías buscarte otro cielo, el de las Diosas Dominantes no parece que sea el tuyo.

    ResponderEliminar
  10. LA REFINADA CRUELDAD DE DÓMINA REBECCA
    Una vez un esclavo joven me preguntó por la insensibilidad de la Señora Rebecca ante sus peticiones de dolor. “Por más que le ofrezco mi cuerpo para que lo fustigue, ella se niega y sólo me manda labores domésticas” - me solía decir entre lágrimas el joven aspirante. Yo intentaba explicarle que si una Ama se dedicara a atender las peticiones de sus esclavos, realmente se estaría convirtiendo en uno de ellos. “Una Ama que obedece a sus esclavos no te parece una grotesca contradicción” - le decía a aquel apenado muchacho. Yo también he padecido largas travesías del desierto. Observar como mi Ama obtenía el placer de otros y yo era confinado a las más humildes y modestas tareas. Hasta para ponerme nombre mi Ama se ha mostrado cruel conmigo - le contaba a mi joven acólito -. “Durante mucho tiempo aspiraba, le pedía a la Señora Rebecca que me bautizara, que me pusiera un nombre; me hacía ilusión; me imaginaba llamándome toby, sharon o sebastian. Sin embargo, mi Ama siempre se negó, nunca admitió hacer algo que le pidiera un esclavo si no coincidía con sus deseos. Y ya lo ves, me he quedado con esclavo14”. Pero ahora le estoy agradecido, consiguió - con eso que tu llamas insensibilidad - acabar con una gran parte de resistencia a su dominio que aún albergaba mi corazón; o lo que es lo mismo, acabó con gran parte de mi egoísmo. Pues qué otra cosa si no egoísmo hace que pidas, exijas a quien te has comprometido a servir, a obedecer.
    He vuelto a ver algún tiempo después a aquel joven esclavo. Me pareció que era feliz, que se encontraba en el buen camino. Tal vez mis palabras le ayudaron algo. Le preguntaré a mi Ama Rebecca.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. NO LO DUDES
    La sustancia que lubrica el placer de Dómina Rebecca son tus lágrimas

    ResponderEliminar
  13. Gracias señora rebecca, fue una sesión espectacular, es usted maravillosas, espero poder repetir la experiencia.
    A sus pies.

    ResponderEliminar
  14. MATEMATICAS
    El placer de la Señora Rebecca es relativamente proporcional al dolor del esclavo sometido. Pues mientras aquel aumenta en progresión geométrica, éste lo hace linealmente. Por tanto, el éxtasis de la Señora Rebecca siempre llegará antes de que el dolor del esclavo se haga insoportable. Puedes estar tranquilo, se ha medido y es así.

    ResponderEliminar
  15. CASTIGOS
    Había infringido una norma: había roto la abstinencia sexual sin el consentimiento previo de mi Ama Rebecca. Una tarde en una cafetería se lo confesé, se lo dije inocentemente, era mi primera infracción, qué habría de temer de mi Ama dulce y comprensiva. Sin embargo…
    - Eso conlleva castigo - dijo con sequedad mi Señora. Su mirada cambió, se tornó dura, fija, sus ojos dejaron de parpadear, no se dirigieron a mi, se quedaron fijos en algún punto . Empezó a crecer su enfado, su enojo; eso me transmitía, mi corazón lo sentía. Nunca antes la había visto así.
    - ¿ y a qué se ha debido ese error ? - me preguntó fríamente
    - fue un momento de debilidad, mi Señora. Me sentía afectivamente desvalido.
    - Afectivamente desvalido - repitió marcando cada sílaba. - Esclavo, pronto vas a saber lo que verdaderamente significa eso. - me dijo mirándome por fin directamente a los ojos.
    - me va a castigar - conseguí preguntar entre el miedo excitante y sorprendente que me envolvía y desconcertaba.
    - Sí
    - ¿ Cuándo ?
    - Cuando a mi me parezca
    - ¿ Y cual será el castigo ?
    - el que yo crea conveniente.
    No le saqué más de ahí. Terminamos nuestras bebidas en silencio.
    La acompañé a la fiesta a la que había sido invitada. La dejé con un amigo que me presentó como Fernan. Me despedí de ella, deseándole que se lo pasara bien. No me contestó, pero en su mirada advertí un fulgor, como el regusto en el frío cálculo de una venganza, en el vislumbrar el placer que un castigo le produciría. Recuerdo que me vino a la memoria la escena quinta del acto I de Macbeth, cuando Lady Macbeth pide ayuda a los espíritus para urdir su venganza.
    A la mañana siguiente tenía que ir a recogerla. La encontré con Fernan; se mostró contenta, se la notaba cansada pero me ofreció su mejor sonrisa de satisfacción. Ella sabía que esa sonrisa me iba a doler, así que se aplicó en dibujarla con precisión.
    Teníamos que coger el metro, cada cual en direcciones diferentes; mi Ama y yo a su casa y el tal Fernan a Chamartín para coger un tren. Y cuando nos despedíamos, fue ahí, precisamente ese instante fue el elegido por mi Ama Rebecca para aplicar con contundencia el castigo que había maquinado y que mi error merecía. Fue antes del último adiós, cuando agitábamos nuestras manos; Fernan ya a unos metros de nosotros; entonces mi Ama, con decisión dejó mi compañía, andó unos pasos y se abrazo a su cuello y le besó. Y le besó eternamente, aún creo que lo está haciendo. Estaba de espaldas, no pude ver donde, pero qué más da dónde; para entonces ya todas mis entrañas ardían, me dolía el corazón y la garganta. En unos pocos segundos mi boca se quedó seca. Es tal el dolor que estas situaciones pueden llegar a provocar que el organismo intenta protegerse rápidamente de ellas; entonces la mente empieza su trabajo: que si el derecho de mi Ama a hacer lo que le plazca; que si yo soy simplemente su esclavo, nada más; que si no tengo derecho intervenir en su vida. Mas los razonamientos, al fin, de poco me sirvieron. No se me quitaba la agitación cardiaca y esa misma mente también se me llenaba de imágenes desdichadas: veía a otros esclavos y todos eran Fernan. Y los odié. Odié al esclavo14, al pretencioso jacobs y al pobre meek, al bueno de badboy y a esa zorrita estúpida, todos eran Fernan. Odié a todos sus amantes y a todos a los que a Ella se acercan. Y como todo odio, no me sirvió para nada, excepto para que mi dolor se hiciera más inmenso, más insoportable. Sólo me consolaba pensar que era eso lo que pretendía mi Ama Rebecca y que sus deseos se habían visto cumplidos.
    Tal vez les resulte exagerada mi reacción ante un simple beso. Pero hubiera preferido mil veces la más dura de las varas de bambú. El dolor del corazón es el más hondo, el más amargo. Es el más duradero y el más recurrente. A su lado el bambú te acaricia. Y mi Ama Rebecca lo sabe, y como buena sádica, lo aplica. Y tenía razón: estoy empezando a saber verdaderamente lo que es sentirse desvalido.
    No todo es fustigar y hacer el perrito.

    ResponderEliminar
  16. Ayer soñé con mi Ama Rebecca.
    Soñé que una vez más fustigaba mi cuerpo con vehemencia.
    La verdad es que no fue muy diferente a como sucede en la realidad.
    La sala de suplicios se llenó del restallido de látigos y varas.
    Mis ojos de lágrimas y la piel de verdugones.
    De lejos me llegaba algún gemido de satisfacción de mi Ama.
    No recuerdo muy bien los detalles de la paliza. Pero al final del sueño sí que me acuerdo que un latigazo cruzó mis mejillas, y que abrió un surco en una de ellas del que empezó a brotar la sangre.
    Cuando me desperté, mi Ama ya no estaba; entonces lloré por su ausencia.
    Mi cuarto estaba en silencio.
    No quedaban marcas en mi piel
    ni dolor del que quejarme.
    Pero al acercarme las manos al rostro sentí que se humedecían y las vi manchadas de rojo.

    ResponderEliminar
  17. Una perra nueva en la perrera de Ama Rebecca.

    Buenas noches Señora, cumpliendo con mi promesa hecha hace un par de días en mi última sesión voy a escribir en vuestro blog. El titulo de la entrada me ha parecido muy sugerente, pues recuerdo que el primer dia en que tuvimos la primera entrevista previa a a la primera sesión ya dijisteis que teníais una camada, ya entonces me fascinó la posibilidad de formar parte de ella. Es después de tres encuentros, ya sabéis que no me gusta llamarlas sesiones, pues desdramatizáis estas y a las convertís en otra cosa, lago mas cercano y personal, me eh dado cuenta, aunque ya lo había intuido desde el primer momento que había encontrado la Dueña eu me iba a convertir en una perrita fiel y dócil , muy apropiada como perrita de compañía y eso a pesar de ser el ultimo miembro de vuestra camada.

    No voy a decir eso e u decimos todos los sumis cuando hablamos de nuestras Amas, que son estupendas y maravillosas, eso se supone para eso somos de su propiedad. Lo que si es del todo cierto es que nuestra Ama tiene virtudes que la hacen única, y desde luego en lo más alto de cualquier clasificación de Amas que pueda hacerse. Para un sumi perdido como yo nada ha sido mas estimulante que encontrar un Ama ,como UD , eu ha sabido recogerme y de una simple perrita callejera, va a hacer una perrita de compañía, de Su Compañía. Desde luego ya estoy deseando el próximo encuentro en donde comenzareis por encerar mi sexo en un CB, y mucho más cundo tenga mi propio “juguetito” y os convirtáis en la Dueña de mi sexo y de mis erecciones, teniéndome bien sujeta por un candado. Eso unido a la correa que llevo del cuello, y que sostenéis de manera firme con vuestras manos, me convierte n una perrita sumisa y obediente, que encuentra su mejor lugar a a los pies de su Dueña , lamiendo y besando sus botas. Ya estoy deseando volver a verme en esa situación, con el CB, cerrado por un candado , el collar y la cadena y dentro de poco algún fustazo cruzándome el trasero. Cuando además lleve el collar que me habéis comentado con mi nombre de perra colgando del mismo, empezaré a vivir lo que es más importante,. La sumisión y la adoración de mi Dueña.

    A vuestros pies Señora

    ResponderEliminar
  18. "Estaba nervioso en la puerta de su Reino. Estaba ansioso por entrar en sus dominios pero a la vez asustado porque era la primera vez que iba a vivir una experiencia como sumiso.

    Seguí las instrucciones que Domina Rebecca me dio para entrar a su Reino y ahí estaba yo, un pobre esclavo sin experiencia frente a esa maravillosa Mujer que es Domina Rebecca.

    Ella es una Mujer bella con una mirada penetrante y con un carácter dulce y a la vez autoritario. Es esa gran Señora ante la que todo sumiso quiere postrarse, esa Mujer a la que todo esclavo quiere servir, esa Mujer ante la que todo siervo quiere estar arrodillado....

    Esa maravillosa Mujer hablo amablemente conmigo y con sus palabras tranquilizo mis nervios. Imagino que Usted, Domina Rebecca, ha tratado a muchos perros como yo, pero yo jamas había estado ante una gran Mujer como Usted.

    Desde el momento que entre en ese Reino el tiempo se detuvo para mi, ya no era yo como siempre me he conocido. En ese Reino era un esclavo mas de Domina Rebecca un esclavo que durante el instante que entró en su Reino se lleno de sensaciones nuevas, en la que este esclavo intento entregarse en cuerpo y alma a Usted bella Domina Rebecca.

    Todo eran sensaciones nuevas. Toda mi entrega se veía recompensaba cuando sentía su aliento, todo era maravilloso, ojala se hubiera detenido el tiempo en el momento que me susurro al oído " Ahora ya sabes a quien perteneces!!"

    Señora gracias por regalarme el mejor momento de mi vida.

    Siempre a sus pies

    Oskr"

    ResponderEliminar
  19. Hoy hace menos de una semana, que he tenido el enorme placer de conocer y compartir con la propietaria de este blog. No es adulación ni verborrea fácil , para alagar a quien además de serlo se lo merece, por unos motivos muy sencillo. Un Ama una Dama y sobre todo por un gran ser humano de donde sus prácticas que me ha dejado compartir y colaborar con ella, son de lo más agradable y divertidas. Hacer que el BDSM no sea una "tortura", sino un disfrute de quien lo aplica y quien lo recibe, no es fácil y ella lo consigue. Mi rol es casi una incógnita, me defino como un comodín dispuesto a sumar por y para que cada sesión sea motivo de sonrisa, de aroma a placer y sensaciones infinitas. Para todos los que ya me conocen y los que están a punto de hacerlo, mi nombre es Devilff y siempre estaré a los pies de nuestra Sra. Domina Rebecca o a su lado codo con codo ayudando en todo lo que ella disponga.

    ResponderEliminar